image_pdfimage_print

Boletín Bibliográfico Electrónico

Boletín Bibliográfico Electrónico

Marcela Ferrari (CONICET-UNMdP)

A mediados de 2007, en ocasión de realizarse las segundas Jornadas organizadas por el Programa Buenos Aires de Historia Política, decidimos crear dentro de historiapolitica.com un espacio destinado a informar sobre las publicaciones de historia política argentina y mundial del “largo” XX (desde fines del siglo XIX hasta comienzos del siglo XXI) con el fin de brindar un servicio a la comunidad de historiadores, los estudiantes de la carrera o de disciplinas afines y al público interesado en seguir los avances de la historia política. Así nació el Boletín Bibliográfico Electrónico, una publicación en castellano, de aparición semestral, que pronto pondrá en línea su tercer número.
Claro que es más fácil decirlo ahora que la experiencia se concretó, desde un punto de llegada, que en ese momento. Un inconveniente a la hora de definir qué producto queríamos obtener fue que los integrantes del equipo de trabajo más familiarizados con la informática –entre otros, el actual director de la página, que creció desentrañando con gusto el, para muchos, críptico lenguaje de la computación- tenían que incorporar a ocasionales usuarios de algunos servicios on line a un equipo de trabajo capaz de producir un objeto del “tan temido” tipo virtual –huelga decir que quien escribe estas líneas formaba parte de ese segundo sector. ¿De qué modo compatibilizar criterios entre diestros navegadores de la red y fervorosos defensores del soporte papel si hasta los términos usados para referirse a lo que querían lograr eran diferentes cuando la familiaridad con la informática chocaba en unos chocaba con la ajenidad a ese mundo de los otros? La vieja y buena división del trabajo, que se fue definiendo a medida que avanzaba la tarea, contribuyó a salvar aquellas diferencias hasta tornar muy placentera la producción del boletín, concebido como un servicio útil para que los usuarios tengan acceso en forma rápida a los avances de la disciplina.
A las puertas de la aparición del tercer número del Boletín, entre los miembros del Comité Editorial y el equipo editorial de historiapolitica.com hemos logrado consolidar una revista electrónica, móvil y de ágil consulta. Pasamos de un formato en bloque, que obligaba al usuario a bajar todo un número de mucho “peso” a poder consultar cada texto a partir del índice, sin perder unicidad del número que puede ser consultado también en conjunto.
La publicación es dinámica en cuanto a las secciones que la constituyen. Algunas de ellas son permanentes y otras móviles, es decir, pueden estar incluidas en un número y no en otro. Debido a que el objetivo principal es la difusión de publicaciones de reciente aparición o reedición en el campo de la historia política, las reseñas breves, de carácter descriptivo, son infaltables. Esta sección permite que especialistas en la disciplina, pero también becarios, graduados recientes o estudiantes avanzados, puedan ofrecer voluntariamente sus contribuciones. En este sentido, es de carácter abierto. Sin embargo, hasta el momento no se ha instalado el ofrecimiento de reseñas como práctica, aunque esperamos que al consolidarse cada vez más el Boletín se torne habitual.
Una segunda sección de rigurosa aparición es la de los comentarios críticos sobre libros, también de reciente publicación. Son contribuciones pedidas por encargo a investigadores especializados en la problemática del texto, que permiten incluir apreciaciones y aun aportes del propio comentarista sobre el tema o el enfoque.
El resto de las secciones es móvil, pese a que algunas han aparecido siempre. Entre estas últimas, las entrevistas ocupan un lugar de preferencia. En ellas se recoge el testimonio de historiadores de amplia trayectoria profesional, que comunican sus experiencias de trabajo, su posición frente a la historia, realizan balances y comparaciones, etc. Las entrevistas son un material interesante porque además de ofrecer apreciaciones siempre lúcidas, pueden resultar disparadoras de nuevas inquietudes entre el público lector. Son realizadas por integrantes del Programa, a pedido del Comité Editorial.
Otra sección móvil es la de resúmenes de tesis de posgrado, mediante la cual se procura difundir brevemente estas producciones de máximo nivel académico, defendidas en los dos últimos años en las distintas casas de altos estudios del país y del exterior, que aún no han sido publicadas y, por eso, pueden ser desconocidas para quienes abordan temas vinculados a ellas. Es una de las secciones que presenta mayor dificultad a la hora de conseguir material para completarla. Se establecieron contactos con distintos posgrados del país pero, por diferentes razones, no logramos generar un nexo fluido con las unidades académicas para que nos provean información sobre el tema. Por el momento los contactos con quienes publicaron en esta sección se mantuvieron en el plano personal pero estamos empeñados en fortalecer los lazos institucionales continuos que, es nuestro objetivo, posibiliten la aparición de esta sección al menos con frecuencia anual.
Existen otras secciones móviles. Los estados de la cuestión, de más está decirlo, ofrecen una puesta al día acerca de temas concretos en base a una selección realizada por sus autores, quienes ponen en discusión contenidos y enfoques metodológicos sobre los problemas tratados. También se incluyeron discusiones sobre libros posibles de ser relacionados entre sí o diálogos académicos entre colegas –una vez más- sobre libros de reciente aparición, lo cual en realidad constituye una excusa para hablar sobre el desarrollo del tema sobre el cual trata el texto. Finalmente, el Boletín ha incorporado la modalidad dossier a través de la cual algunos historiadores, que se encuentran en diferente instancia de formación, opinan acerca de un texto clásico, influyente en la producción historiográfica, ya en forma de entrevista, ya realizando un balance de la incidencia del mismo en la propia obra.
El dinamismo previsto para esta publicación ofrece la posibilidad de renovar permanentemente el contenido y la organización, manteniendo el objetivo con el que fue concebido y la calidad lograda hasta el momento. Se ha previsto, por ejemplo, abrir una “agenda pendiente” a través de la cual profesionales especialistas en determinadas temáticas reflexionen sobre aquellas cuestiones que a su criterio merecerían ser profundizadas o consideradas desde otras perspectivas, lo cual puede resultar de gran utilidad a los jóvenes investigadores. De más está decir que las posibilidades que ofrece el soporte electrónico son enormes.
Una última cuestión se refiere a que el Boletín del Programa Buenos Aires de Historia Política nació prácticamente en simultáneo con Reseñas.Net, del Centro de “Estudios Espacio, Memoria e Identidad”, de la Universidad Nacional de Rosario. Creo que la aparición de ambas publicaciones en un mismo momento no es mera coincidencia sino que responde a que historiadores de distintas universidades del país reparamos en la necesidad de llenar un vacío de comunicación fluida, democrática y gratuita con respecto de una producción historiográfica en constante expansión. Concebidos para brindar un servicio, ambos espacios se han consolidado porque, entre otras cuestiones, dieron respuesta a esas demandas que permanecían insatisfechas.